Mirar que mosaicos tan bonitos. Están hechos con objetos cotidianos como canicas, botones y todo tipo de utensilios recogidos de los centros de reciclaje, tiendas de segunda mano y depósitos de chatarra.Mosaicos de botones

La autora de estas verdaderas obras del arte de reciclar.es la británica Jane Perkins, enfermera de profesión, que trabajó durante 17 años en un hospital de Londres antes de encontrar su verdadera vocación en el arte. A partir de ese momento comenzó su carrera de éxito mediante la creación de broches elegantes de joyería, con monedas, conchas marinas y materiales reciclados.

Tomando la inspiración de artistas ecuatorianos que toman pedazos de la joyería y ponerlas en práctica en los diseños originales del cabello y de los objetos que se encuentran ellos mismos, Perkins crea mosaicos coloridos exhibidos en galerías de arte de todo el mundo. A ella le encanta hacer arte con un elemento de diversión e inesperado y dice que va a utilizar cualquier cosa colorida que puede tener en sus manos. Por suerte, Jane no tiene que buscar en tiendas de segunda mano y centros de reciclaje tanto como solía hacerlo, ya que la gente de su barrio aprendido acerca de su arte y empezaron a dejar las bolsas de material no deseado en su puerta.

De todas sus obras son muy célebres sus retratos de personalidades y “celebrities”. Jane Perkins comienza con una foto de la persona que quiere representar y procede a fijar objetos coloridos sobre él. Usa cerámica para los dientes y tenedores de plástico para dar al cabello un aspecto texturizado y puntiagudo. El único elemento que compra para sus obras son perlas de los ojos, que al parecer le permiten capturar la emoción de la imagen.

Estilo original de Jane ha causado un gran revuelo en el mundo del arte y los coleccionistas pagan una fortuna por poseer una de sus obras.

Fuente: Jane Perkins