La arquitectura del siglo XXI no busca solo ser recordada por su grandiosidad, belleza o utilidad, sino por su preocupación por el Medio Ambiente. De ahí que cada vez existan más arquitectos que sigan la corriente de la arquitectura bioclimática, saludable para el planeta Tierra y para las personas.

Hemos publicado multitud de ejemplos de edificios verdes, casas ecológicas o bioclimáticas. Pero, ¿qué debe de tener una casa bioclimática? ¿Cuáles son las bases de la arquitectura bioclimática? En estas dos infografías podemos observar todo lo que conlleva su construcción. Los materiales imprescindibles para la bioconstrucción y el ahorro energético que conlleva su edificación, además de su respeto por el ecosistema.

La casa y los que habitan en ella deben poder respirar y transpirar. Los materiales tecnológicos que se han puesto de moda no nos hacen ningún bien, sino todo lo contrario, impiden ese flujo y aumentan la contaminación. Lo mejor es recurrir a aquellos que provienen de la Naturaleza: resistentes y biodegradables, se adaptan fácilmente al entorno. Madera, vidrio, piedra, arcilla, corcho o lana son algunos de los ingredientes imprescindibles para levantar una casa bioclimática.

La casa bioclimática economiza mediante energías renovables, obteniendo agua de lluvia para ciertas soluciones o ahorrando agua, con la orientación adecuada, u obteniendo los materiales de productores locales o reciclados. No confundir con la casa pasiva, no es exactamente lo mismo. La casa pasiva no tiene equipos para que la hagan funcionar.

 

casa bioclimatica infografía

 

 

materiales bioconstruccion