Vivimos en una sociedad en la que vamos con prisas a todas partes y tenemos la costumbre de usar y tirar prácticamente todo, sin dar una segunda vida a nuestros enseres. Pero algo está cambiando, es tiempo de reconsiderar nuestras necesidades. Muchos individuos se están concienciando de que esta realidad no puede seguir así, y están mitigando este grave daño que estamos infringiendo a nuestro medio ambiente. ¿Cómo?, pues apuntándose al “lo aprovecho todo”, es decir, reutilizando esos objetos o alimentos de que disponemos. Una tarea divertida y a la vez muy satisfactoria.

Cómo disfrutar de la filosofía “lo aprovecho todo” y aprender a cambiar tu manera de cocinar

Para ello solo se necesitas de unas pequeñas dosis de imaginación, algo de maña y mucho de proposición; esto también incluye los hábitos alimenticios. Seguro que tienes en tu nevera algunos alimentos de los que piensas deshacerte, aunque todavía están en buen estado. La solución está en transformarlos en otra riquísima comida, y con esta simple acción ahorrarás dinero y no contribuirás al tan extendido desperdicio alimentario. Nuestras madres y abuelas sabían mucho de esta cuestión, pero la vida urbanita ha dejado de lado sus sabios consejos. Es hora de retomarlos.

El aprovechamiento de los restos de comida es el kit de la cuestión. Muchas veces hacemos comida demás o no calculamos bien lo que va a consumir toda la familia, y termina finalmente en la basura. Necesitamos un poco de planificación para que este asunto no vuelva a suceder. Podemos hacer un menú variado y saludable con lo que nos vayamos encontrando por los diferentes tupper que inundan nuestro frigorífico.  Antes se asociaba a un nivel adquisitivo bajo, pero ahora hasta los más afamados restaurantes y chefs cuentan con una serie de recetas con restos para no malgastar alimentos. También, en diversos establecimientos gastronómicos si comes alguno de sus platos y te sobra, porque no te apetecía comer más, puedes llevártelo a casa en una práctica cajita de cartón; que a su vez puedes reutilizar en otra ocasión. Una acción más que recomendable para promover la sostenibilidad, y de la que podéis saber algo más en Nolotiro.

Para las personas que se pasan todo el día fuera de casa, también existe la opción del tupper a la hora de llevar su comida casera a la oficina. Una alternativa saludable y muy económica. Puedes confeccionar un menú semanal cada fin de semana reutilizando los restos del día anterior, ¡y no tiene porqué saber igual! Hay muchas y muy variadas recetas para, por ejemplo, incluir el pan que se te ha quedado duro, aprovechar los restos del cocido, usar ese pescado al horno que se te quedó un poco seco o esos pequeños trozos de carne. Aunque sea poca cantidad te puede ayudar a realizar un magnífico plato.

Replantéate tu vida, y disfruta de la filosofía “lo aprovecho todo”