A finales del año pasado las estrellas del fútbol mundial lucieron una vestimenta realizada partir de restos de plástico marino reciclados e impresiones ecológicas respetuosas con el medio ambiente. Hasta ahí todo bien pero, ¿creen realmente qué es la manera más eficiente de limpiar el océano?

Reflexiones sobre el uso del plástico en nuestra vida diaria

Cuándo tiramos el plástico al contenedor correspondiente experimentamos una sensación de alivio, de hacer todo lo posible por tener un mundo más limpio. Pero caemos en la euforia de seguir consumiendo más y más plástico y mantener nuestra conciencia tranquila, “craso error”…

Más plástico que peces

Si continuamos creando y consumiendo plástico como lo estamos ahora, y esperando que la innovación de una empresa de prendas deportivas haga el trabajo sucio (no lo hará), para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. Parece una noticia apocalíptica pero no lo es.

Todos los esfuerzo de las industrias por “limpiar los océanos de plástico” se focaliza en la dirección del reciclaje. La mayoría de los medios de comunicación nos invaden con publicidad al respecto. Pero desgraciadamente el reciclaje no acaba con la basura plástica.

Consecuencias catastróficas a nivel global

Consecuencias catastróficas a nivel global del uso el plástico

 

A diferencia de otros materiales como el aluminio o el vidrio,  el plástico es un material artificial proveniente del petróleo, que tarda cientos de años en descomponerse en la naturaleza. Es un material prácticamente indestructible, hasta 1.000 años según el tipo de plástico. Utilizar el plástico masivamente como lo estamos haciendo es un error de consecuencias catastróficas a nivel global.

El plástico que generamos no se degrada y provoca un impacto muy grave en el medio ambiente, inunda nuestros mares, playas y la cadena alimentaria marina han sido ya contaminados de manera grave e irreversible. En la mayoría de los grandes océanos ya hay más plástico en suspensión que plancton, y flotando a la deriva formando islas gigantescas de plástico.

Se ha calculado que hay en el mar 311 millones de toneladas, el equivalente a más de 900 rascacielos como el Empire State de Nueva York.

Los plásticos están destruyendo nuestro medio ambiente, y también perjudicando la salud humana. Se calcula que el 90% de recién nacidos están contaminados por sustancias derivadas del plástico.

Los microplásticos, ese gran desconocido

La cantidad de basura plástica existente que percibimos en los océanos se aleja de la realidad. Existen diminutas partículas de plástico (microplásticos) utilizadas en algunos exfoliantes están contaminando los mares y lagos de todo el mundo. Estos microplásticos son ingeridos por peces y otros animales, entrando en la cadena alimentaria, afectando a la salud humana.

El plástico y la economía circular

Esquema conceptual de la economía circular

Esquema conceptual de la economía circular

Hay una nueva tendencia, la economía circular, que aboga por el residuo cero, dónde los nuevos materiales deben ser reutilizables de manera indefinida, dando una especial importancia a aquellos biodegradables.

Es una tendencia inteligente y audaz, pero no esto no va a eliminar el plástico de nuestros océanos. Hay estudios que indican que incrementan los residuos sólidos, sobre todo en las grandes urbes, incapaces de transforma tanta basura. Está claro que el mayor beneficiado de la economía circular son las industrias de envases.

Además existe un problemática sobre los plásticos llamados biodegradables. Los plásticos biodegradables son plásticos que los microorganismos (bacterias u hongos) pueden descomponer en agua, dióxido de carbono (CO2) y otros biomateriales. Pero hay muchos de ellos que no están fabricados necesariamente con biomateriales (p.ej, con plantas) sino con a partir del petróleo igual que los plásticos convencionales. Esta solución tampoco reduce el plástico en nuestros océanos.

Las mejores prácticas para usar menos plástico

Las mejores prácticas para usar menos plástico

En conclusión: la única manera eficaz de evitar la basura plástica en nuestros océanos es el reducir el uso de plástico en nuestra vida diaria. El plástico es tan común en nuestro mundo de hoy que es casi imposible imaginar la vida sin él. Sin embargo, la lucha por una vida sin plástico, sigue siendo un objetivo noble que vale la pena alcanzar, y cada vez más demandado por la sociedad.

Identificar los plásticos más perjudiciales para tu salud, evitar las bolsas de plástico y el agua embotellada, son tres de las mejores prácticas para alejar de tu vida el plástico.

Fuente:

elplasticomata.com

midwayfilm.com