El 28 de enero tiene lugar el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2 o Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Global. Un asunto que parece arraigado en la conciencia de la sociedad, pero que se ha visto afectado por acontecimientos recientes como el escándalo de los motores trucados de Volkswagen, que ha puesto en cuestión los avances de la industria en este campo.

28 de enero, Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2

Este hecho, supuestamente, ha dañado de gravedad la imagen de marca del grupo Volkswagen, propietario de algunas de las marcas más populares del mercado como SEAT, Skoda o Audi. Las ventas del gigante alemán han bajado un 2% a nivel mundial, pero de forma desigual, ya que algunas marcas como SEAT o Skoda han mejorado sus cifras con respecto a 2014.

Sin embargo, al cierre del ejercicio 2015 resultó ser nuevamente líder en ventas de vehículos en España. Por tanto, cabe aquí una reflexión sobre la verdadera concienciación de la sociedad acerca de las emisiones de CO2, algo que parecía ya conseguido. Y es que parece que los ciudadanos no ven tan importante este fraude, siempre que no afecte al rendimiento de los vehículos o a las inspecciones periódicas (y que pudiera acarrear consecuencias económicas para los propietarios).

2016281

Dieselgate

El “dieselgate” no parece un motivo de peso para que los compradores cambien de marca, toda vez que, aparentemente, el único afectado es el medio ambiente. La sociedad no ha reaccionado tan enérgicamente como cabría esperar ante una estafa de tal magnitud que, aun a día de hoy, sigue afectando a nuevos modelos, concretamente a 430.000 de la gama 2016, que portan el logo de Volkswagen, Skoda, SEAT y Audi.

Es por ello que hay que reivindicar fechas como la del 28 de enero y recordar a la sociedad la importancia de reducir las emisiones de CO2. Este gas de efecto invernadero (GEI) es uno de los principales contribuidores al calentamiento global, si bien no es por su alto potencial como GEI sino por su altísima concentración en la atmósfera, que lo hace más dañino que otros gases miles de veces más potentes, como los HFC, pero no tan presentes.

COP21

Por lo tanto, el margen de maniobra en cuanto al CO2 es grande y se centra en reducir las emisiones. Habrá que confiar en nuestros gobernantes, que firmaron un histórico acuerdo el pasado mes de diciembre en París, tras la Conferencia de las Partes número 21 (COP21), con el objetivo de frenar el cambio climático con, entre otras medidas, una reducción de las emisiones de CO2.

Pequeños gestos que pueden contribuir a frenar el Cambio Climático

Pero no todo es sentarnos a esperar que nos saquen las castañas del fuego. En nuestro día a día, hay una gran cantidad de pequeños actos que pueden contribuir a este objetivo global, como usar menos el vehículo privado, ahorrar energía y reciclar. En nuestra mano está la reducción de las emisiones de CO2 y que lo único que aumente sea la concienciación de la sociedad y la difusión del mensaje de protección del medio ambiente.