La Feria internacional del Turismo (FITUR) ha abierto de nuevo sus puertas en esta semana (20-24 de enero) en el IFEMA de Madrid, y como cada año podemos encontrar interesante novedades de ecoturismo por todo el mundo. En este caso, nos vamos a centrar en el Concurso a los Mejores Productos de Turismo Activo en la Modalidad de Naturaleza.

Se han presentado diferentes candidaturas a cuál más apetecible, y es que lejos de ser un turismo en declive, cada año tiene más adeptos y enganchados a disfrutar de espacios únicos y de la gran biodiversidad que el planeta nos regala. La Naturaleza crea adicción y muchos ya han sucumbido a su encanto. Un encanto que no se borra con el paso del tiempo y que no necesita de demasiados artificios para seguir seduciendo a los que no se lo esperan.

Entre las candidaturas presentadas habría que hacer mención a la que se presenta por Eslovenia, Forest Selfness. Una nueva palabra a incluir en nuestro diccionario de vida saludable, el selfness. Es la mezcla perfecta entre el famoso wellness, o bienestar, en combinación con actividades en un espacio natural. Al parecer esta nueva forma de cuidarse, ya ha obtenido distintos premios en su país natal. Razones no le faltan. Una experiencia única mucho más que agradable, memorable, diría yo. Un paseo bajo los árboles de un viejo bosque como terapia de crecimiento personal y espiritual, aprendiendo las distintas especies y sus propiedades y energías, con guías experimentados que te sirven de apoyo; además de reflexología y citas de degustación para probar los ricos productos locales. Es un plan de lo más apetecible si decides visitar ese fabulosos país.

Passadiço_do_Paiva-20160122

Otra de las candidaturas, nos invita a pasear por los Passadiços do Paiva en Portugal. Un país realmente sorprendente que nos muestra otra de sus caras no tan conocida, el río Paiva y sus puentes colgantes, pasarelas y escaleras de madera para observar ese santuario natural sin trastocarlo. Los saltos de agua y los cristales de cuarzo que se pueden ver, además de la observación de especies en peligro de extinción; nos hará pensar que estamos ante un verdadero paraíso. ¿A quién no le gustaría visitarlo?

ELEFANTE indio

En Tailandia, podemos tener otra experiencia inolvidable al lado de uno de los animales sagrados por esas tierras, el elefante indio. Elephant Hills, es una forma de interactuar con los propios animales, de manera respetuosa, preservando la especie y ayudando a que no se extinga. Sostenibilidad y educación ambiental se dan la mano en este ambiciosos proyecto, que conjuga el acompañamiento de los animales en su baño diario con esponja de fibra de coco, en su alimentación a base de fruta y verdura, en el juego y en el paseo a través de la selva. 150 personas trabajan para que el plan pueda hacerse realidad.

Tenemos ocasión de investigar y descubrir muchos más destinos de turismo de Naturaleza en la Feria de Internacional de Turismo. Una cita ineludible que no podemos perdernos.