Nuestro cabello sufre cada día miles de agresiones externas, empezando por los agentes climatológicos como el sol, el aire o la lluvia de la ciudad, el cepillado, un lavado agresivo, el secador o la plancha; y también, por supuesto, los productos de acabado o fijación para el pelo (styling).

De los últimos hay que aclarar, que los convencionales resecan y rompen la cutícula del cabello (por el concentrado de productos químicos tóxicos), la que actúa de barrera frente a cualquier interferencia, con lo que es más fácil de entrar al interior de la corteza, en donde se genera la elasticidad y la forma. Parece algo que no importa, o no se le da demasiada importancia a juzgar por las ventas de tanto producto “requete” publicitado.

Muchas personas terminan, después de estar años usando este tipo de fijadores, con el pelo quebradizo, “como de paja”. Algo que tiene difícil solución, cuando el daño ya está hecho. Tal vez, habría que prestar más atención a lo que nos ponemos en nuestro cabello.

La buena noticia es que los productos de fijación para el pelo ecológica no resecan el cabello, porque utilizan ingredientes naturales (no llevan siliconas, tan habituales en los tradicionales) que se van con los lavados y no permanecen en él (otra cuestión, que la mayoría de las personas desconoce). La cera de abejas, la goma xantana, la goma de esclerocio o la goma arábica son los ingredientes principales, a ellos se le añaden aceites, manteca de karité o glicerina vegetal para suavizar y dar forma.

La variedad de marcas y de acabados que existe en el mercado bio español, es digna de admirar: ceras, geles, lacas, cremas o espumas. Todo un arsenal con el que lucir una preciosa melena o un cabello corto con estilo. Y para los detractores de la cosmética ecológica, les diré que fijan de verdad, si quieres llevar una cresta podrás hacerlo con los geles capilares extra fuertes (el sector masculino es el primero que se ha apuntado); o si quieres tener unas ondas exquisitas al estilo surfero, como si acabases de salir del mar, podrás conseguirlas y te durarán varios días con espumas o ceras. ¡Y por precio que no quede!, son productos asequibles si eliges bien las marcas.