“Water is the bloodstream of the green economy.” “El agua es la sangre de la economía verde”.

Así concluye la Semana Mundial del Agua en Estocolmo 2011, celebrada a finales de agosto, con la “Declaración de Estocolmo de la Conferencia de 2012 de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro (Cumbre de Río +20)”.

La “Declaración de Estocolmo” hace una petición a líderes en todos los niveles de gobierno que participen en la Cumbre de Río +20 (del 20 al 22 de junio de 2012) que se comprometan a lograr” la provisión universal de agua potable, saneamiento adecuado y servicios modernos de energía para el año 2030“, y la adopción de objetivos intermedios para incrementar la eficiencia en la gestión del agua, la energía y los alimentos.

Los objetivos incluyen a alcanzar para el año 2020:

  • 20% de aumento en el total de alimentos fuente de eficiencia de la cadena
  • 20% de aumento en la eficiencia del agua en la agricultura
  • 20% de aumento en el uso eficiente del agua en la producción de energía
  • 20% de aumento en la cantidad de agua reutilizada
  • 20% de disminución en la contaminación del agua

En la cumbre de Rio+20 esperamos que esta Declaración tenga un protagonismo importante dentro de dos grandes áreas:

La Economía ecológica en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, donde:

  • Todos los gobiernos se comprometan a inversiones suficientes en el agua potable y saneamiento y educación sobre la higiene de su pueblo.
  • Las mediciones de corriente de los resultados económicos se expanden y se complementa con indicadores de sostenibilidad ambiental y social.

Incentivos económicos y sociales se crean para promover la eficiencia del uso del agua y proteger los ecosistemas de agua dulce., con el compromiso de:

  • La creación de un marco institucional para el desarrollo sostenible o comprometerse a elaborar reformas normativas e institucionales que creen un entorno propicio para la gestión coherente integrada del agua, la energía y los alimentos.
  • Establecer legislación nacional que garantiza el acceso a agua y saneamiento para todos y proteger los ecosistemas de agua dulce.
  • Crear marcos transversales que unan a los ministerios y sectores, abriendo el camino a la seguridad del agua, la energía y los alimentos en una economía verde.

La “Declaración de Estocolmo” ha sido apoyado por la ONU-Agua, el Ministerio Federal Alemán de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear y el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo y respaldado por una serie de organizaciones internacionales, como:

Fuente: www.worldwaterweek.org